Asesoría gratis: ¡Contáctanos al +502 4568-0417 para coordinarla!

¿Cómo emprender en un país como Guatemala?

  • 14-mar-2020
  • rodrigoflores
Foto de la Ciudad de Guatemala

Emprender en Latinoamérica es como remar en contra de una corriente lenta, pero llena de cocodrilos.

Si hablamos de estadísticas, cada una suena como un desmotivante puñal. En Latinoamérica es 25% menos probable que una empresa innove, los proyectos tardan 25% más tiempo en terminarse, las empresas grandes aportan al PIB más de 33 veces más que las micro-empresas, mientras que en la OCDE esto es nada más 2.4 veces. El funding es relativamente escaso en comparación al resto del mundo.1 Y por supuesto, no existen leyes a favor del emprendimiento: desde las leyes fiscales hasta la ilegalidad de las “limited partnerships”. Empezar una start-up en Guatemala es bastante más caro que el resto del mundo. En Guatemala cuesta el 60% del ingreso nacional bruto per capita anual y en el mundo el promedio es 5.42% (2019).2

Si vemos este tipo de datos es fácil pensar que todo está perdido y que aquellos que osamos retar al sistema seremos aplastados por él. Sin embargo, existe otra cara en la moneda: todo empieza a cambiar.

Si vemos las estadísticas más recientes, vemos que el número de inversiones en la región empieza a subir para todos y empiezan a surgir empresas como Rappi, Yellow, Grin, Mercadoni, LentesPlus y Neon, que nos dan la pauta.3

Ahora, sé lo que estás pensando. ¿Cómo ser como ellos? O por lo menos ¿cómo tener éxito emprendiendo en Guatemala? Y ¿qué autoridad tienes para decírmelo? Y es preciso eso lo que busco responder con este artículo. Autoridad no tengo ninguna. Solo soy un emprendedor que estudia con obsesión los casos de éxito de la región y que ahora quiere contarte todo lo que aprendió al hacerlo.

Este es el primero de una serie de artículos cortos con 3 aprendizajes cada uno, en donde quiero contarte todo: lo que aprendí, lo que estamos replicando en Aiuda! y que puedas usarnos como un aprendizaje cercano. A penas comenzamos y es por eso que esto puede ayudarte a no cometer los mismos errores y sobre todo, motivarte a materializar las ideas que tienes.

He aquí los primeros aprendizajes:

1) El capital no es necesario para comenzar: ¿Suena a herejía? Sí y lo es, pero es una verdad del tamaño de un castillo. Para emprender en Latinoamérica lo único que necesitas son clientes. Si alguien te paga lo que vendes. Ya empezaste. Obviamente siempre vas a necesitar algo de dinero, pero no necesitas esas cifras millonarias que ves en Sillicon Valley.

Aprendizaje con Aiuda! : Para probar que teníamos una idea valiosa no necesitamos más de 100$.

2) Las ideas no tienen copyright: Muchas de las más exitosas start-ups de la región son una réplica de ideas populares en Estados Unidos o Europa. Observar lo que ocurre afuera de tu país puede abrirte la mente a diferentes necesidades que existen y que podrías resolver sin tener que inventar el agua con azúcar.

Aprendizaje con Aiuda! : Al investigar sobre ideas similares a Aiuda! encontramos algunos “competidores” en Estados Unidos. ¡Esto es genial! Significa que hay una probabilidad mucho más alta de que sí exista un mercado para lo que hacemos.

3) Las regulaciones no son una limitante: He visto un sinfín de emprendedores justificar su fracaso en las regulaciones del país, pero, si analizamos el caso de empresas como Rappi, nos damos cuenta de que si Simón Borrero, su fundador, se hubiese rendido ante la burocracia, nunca hubiera hecho nada. Las leyes de Colombia (El país de origen de Rappi), colocaban a la entonces incipiente idea en un área legal muy gris. Algo similar sucede con Grin, Yellow y Mercadoni. Aunque tarde, las leyes suelen modernizarse. El que no se animó por miedo a la regulación sigue endeudado mientras que Simón Borrero ríe con sus millones.

Aprendizaje con Aiuda! : Cumple la ley, pero si la ley es gris. Arriésgate. Si de verdad estás mejorando la calidad de vida de tus clientes la ley tarde o temprano se modernizará y no quieres ser el que “no se atrevió”.

En conclusión. Emprender es cada vez más fácil en Latinoamérica. Solo lánzate. En el siguiente artículo hablaré un poco de los retos a los que enfrentamos antes de comenzar.

Escríbeme a mi correo rodrigoflores@aiuda.com para dejar tu opinión o para platicar.


Fuentes:
1) Navigating Commerce in Latin America: Options and Obstacles, John E. Spillan, Jase R. Ramsey.
2) Cost of business start-up procedures (% of GNI per capita), World Bank.
3) From Seed to Series A, Scalling a Start-up in Latin America, Nathan Lustig.