Asesoría gratis: ¡Contáctanos al +502 4568-0417 para coordinarla!

¿Por qué tus ideas no valen nada?

  • 13-mar-2020
  • rodrigotalgi

Estamos en un mundo en donde creemos que las ideas valen mucho. Frases como “¡tengo una idea del millón!” O “¡esta idea te va a hacer millonario!”, se escuchan todos los días. Cada vez que oigo esto no puedo evitar pensar que en realidad esas ideas no valen NADA. No es que sean malas o buenas ideas, sino que en realidad una idea sin ejecución es solamente una idea.

En el mundo de los negocios no valen las ideas, lo que en realidad tiene valor es la ejecución detrás de ella. Lo esencial. Poder ejecutar es lo que agrega valor y con eso es que se sabe si algo tiene éxito o no. Hay muchas buenas ideas que no han logrado ser ejecutadas y todo ese potencial no llega a nada. Si no somos capaces de volver realidad lo que pensamos y llevarles a los clientes lo que está detrás en realidad no agregamos valor.

La finalidad de este pequeño artículo no es para desanimar a nadie sino incentivarlos a que crean en sus ideas pero que no se queden inmersos en un pensamiento. Pónganse desde ya a tomar acciones que los lleven a volverlas realidad. Algo importante también que si alguien te roba la idea o tiene la misma que tú no te desanimes, hasta podría significar que de verdad existe mercado para tu empresa y además puede ser que la manera en la que logres ejecutarla sea mejor que la competencia.

Hay más de 7 mil millones de personas en el mundo, esto quiere decir que la probabilidad de que se te ocurra una idea única es muy baja. Hay alguien en China o en otra parte del mundo haciendo algo similar, muchas veces no hay que ir tan lejos. Alguien de tu mismo país puede estar pensando lo mismo. Así que, aunque ya exista la idea, lánzate al agua y has lo mejor que puedas para volverla realidad. Quiere a tus clientes y ellos te devolverán el amor. Crea un plan de corto, mediano y largo plazo y apégate a él siempre pensando primero en tu cliente. No es tan fácil como suena, sin embargo, si no lo intentas nunca sabrás hasta donde puedes llegar.